Durante un fin de semana romántico en París, Clément me pidió matrimonio en el palacio Nacional de los Inválidos, con un bonito anillo de diseño y una pequeña botella de champán.

Nos casamos en el granero de la casa que Clément había reformado, el cual ocupa un lugar muy especial en nuestro corazón…

Tomamos la decisión de hacer una boda casera y vintage, y comenzamos con los preparativos con 8 meses de antelación. Teníamos un presupuesto pequeño, con el fin de dedicar nuestros ahorros a la recepción y el fotógrafo.

Ahorramos en los gastos del alquiler de las sillas y las mesas gracias al alcalde de nuestro pueblo, quién gentilmente nos las prestó. Y elegimos un restaurante y un pastelero local.

Vivimos momentos divertidos e inolvidables durante la elección de la decoración y los detalles de la boda…visitamos mercadillos y tiendas de antigüedades, donde conseguimos prácticamente todo lo que necesitábamos…

Objetos antiguos, la cubertería, accesorios para los trajes, la motocicleta…

Fueron días de mucho ajetreo, de idas y venidas, pero siempre nos tuvimos el uno al otro, apoyándonos, teniendo en mente una única idea…Conseguir la boda de nuestros sueños…

Dos meses antes de la boda, con la ayuda de familiares y amigos, reformamos nuestro granero para acomodar a cien personas (suelos, escaleras, electricidad …). Fueron unas semanas muy intensas, repletas de agujetas, sí, pero también de amor y cariño.

Durante la misma semana de la boda tuvimos que seguir concretando algunos detalles, todos estábamos nerviosos y muy ocupados, pero tuvimos la suerte de contar con la ayuda de nuestros seres queridos en todo momento. ¡Gracias!

Incluso la mañana en la que nos casamos seguían faltando algunas cosas, ¡me puse de los nervios!

 

Sin embargo Clément me tranquilizó para que me preparase y no me preocupara de nada, y junto con la ayuda de nuestros hermanos y hermanas terminó la decoración del jardín.

Una vez listos nos encontramos fuera de la casa…y allí fue donde sentimos una enorme sensación de alivio y orgullo, sabiendo que lo habíamos conseguido la boda de nuestros sueños… a pesar de los momentos difíciles y los pequeños obstáculos…

El día fue maravilloso, a la altura de nuestras expectativas…pura magia y emoción.

Toda nuestra familia mostró su cariño por nosotros, y el buen tiempo nos acompañó.

En el granero y los jardines compartimos los mejores momentos, compartiendo charlas risas y deliciosa comida. El servicio de catering fue espectacular, ¡mimaron cada detalle! ¡El día pasó tan rápido!

El viaje en motocicleta desde el ayuntamiento fue realmente divertido,  y tomar la primera copa de champán desde el mirador simplemente un recuerdo maravilloso…

Posteriormente descubrimos el excelente trabajo de nuestros talentosos fotógrafos. ¡Sabíamos que serían capaces de plasmar a la perfección nuestro gran día, y gracias a estas fotos hoy podemos revivir  todas las emociones vividas y compartir este gran día.

 

Proyecto de Rock and Wedding

-Vestido: Milanoo (personalizado por una costurera y una de mis amigas)
– Calzado: Minelli
– Accesorios: Buen rincón, familia, web de Etsy.
– Maquillaje: Me maquillé yo misma,  con productos de la marca Couleur caramel y otros (bio).
– Traje: Assos y Devred
– Calzado: Gémo
– Peluquería: Clément.
– Alianza de Gwladys: una alianza de mi bisabuela transformada para mí.
Fotógrafo: Adriana Salazar y Sergio Gallegos.
-Regalos de invitados: Bolsitas de grageas elaboradas por nuestra costurera de La Mure
– Invitaciones de papel de origami: Impresión Optimalprint
-Conjuntos infantiles: Tao et la halle
– Música: Listas de reproducción  confeccionadas por Clément , quien encontró  una nueva pasión;)
– Restauración: Serral à La Mure.
– Flores: Ramos compuestos por Carré Fleurs, con flores silvestres que recogí con mi hermana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*