Hola , me llamo Rocío y sí, me casé al fin con Iván…os cuento mi historia?

Después de dos años viviendo en Chile juntos, ya era hora de que me pidiera que nos casáramos… y así fue, unos meses después de volver a España, dando un paseo por el campo, me tapó los ojos, corrió detrás de un árbol para coger un ramo que él había hecho con sus propias manos con flores del campo, (lo dejó durante toda la noche en la capilla…) ,me dijo que me destapara los ojos, imagínate mi sorpresa!

De rodillas, muy serio, me preguntó si quería pasar el resto de mi vida con él, y yo, llorando, le dije que sí!!

Abrazados y emocionados, no me di cuenta que nuestra perra labrador tenía algo en la boca , era un precioso broche familiar de rubís y brillantes que me regaló para que yo diseñara mi sortija perfecta con él!

Me puse manos a la obra, dándole vueltas, era tan precioso que podría diseñar cualquier cosa que se me ocurriera…

Bueno pero eso da para escribir otra historia.

Foto de ©Paula G. Furio
Foto de ©Paula G. Furio

Entonces empezaron los meses de preparación, al principio me costó convencer al novio de que fuera en Alicante, ya que a él también le hacía ilusión que fuera en su casa y la mayoría de nuestros invitados eran madrileños, pero lo conseguí, me dijo que lo haríamos donde a mí me hiciera feliz.

Yo lo tenía clarísimo desde pequeña, quería casarme en mi casa, en la que han vivido mis abuelos, tíos , mi madre y en la que se vistió e hizo fotos mi madre el día de su boda.

 

De hecho le pedí a la fotógrafa , Paula G Furió, que me hiciera unas cuántas fotos en los mismos sitios en los que se las hizo ella , mi madre, en la iglesia Santa María, en la que se casaron mis abuelos, mis padres y de la que cada mañana, que recuerdos, me despertaban los tañidos de sus campañas.

El vestido me costó algo más, tenía claro que tenía que ser con mucha caída, nada pomposo!

Fue muy fácil cuando conocí a Sole Alonso, ellas me enseñaron varias opciones hasta que encontramos esta tela que me chifló y todo fue coser y cantar.

Quería una boda sencilla y poco protocolaria así que decidimos que fuera tipo coctel.
Había mesas para todos, pero cada uno se sentó donde quiso, con sus amigos, con la gente con la que quería estar…
Para nosotros lo más importante eran dos cosas, comida muy rica y diversión hasta el amanecer ,así que para la comida no dudamos en elegir a Murri,Gustavo montó buffets de diferentes tipos de comida ( una alicantina con hueva, mojama, tomates raf, para hacerte tus propios montaditos, otra fría de tartares y ensaladas, una parrilla con carne que trajimos nosotros de nuestro restaurante de Madrid y otra con arroces Alicantinos que no podía faltar ya que había tanta gente de fuera) También un asador, de leña, para las carnes, eso nos encantó, porque en el campo, al aire libre, con una noche de cine, quedó todo maravilloso!

Begoña, Rocío y Chino by ©Paula G. Furio
Begoña, Rocío y Chino by ©Paula G. Furio

La verdad que nos ha sorprendido la cantidad de gente que nos llamó para decirnos lo impresionante que estaba la comida.

Tengo que agradecerle muchísimo a mi madre , Begoña ,hizo de wedding planner, se encargó de todo , es una organizadora nata, se pasó tres meses buscando, contactando, hablando , rescatando y limpiando cosas de la bodega con Paloma, Belén y Elena.
La decoración de las mesas era verde, ramas de encina que podamos de casa, velas y desmogues que le cogí prestados a mi padre, ya que ambas familias son cazadoras la de Iván y la mía,y me pareció un guiño bonito a esa afición.
Hicimos rinconcitos con cosas de casa pero nada hubiera sido posible sin Chitina que lo hizo todo aún más impresionante.Gracias Chiti!

Rocío bailando con su padre el vals que le enseñó su tía Marisa by ©Paula G. Furio
Rocío bailando con su padre el vals que le enseñó su tía Marisa by ©Paula G. Furio

©Paula G. Furio

La música tampoco podía fallar así que nos decidimos por Diego Aguas, Dj, entre otros muchos sitios de Marchica (formigal), pues no falló, la gente no se podía sentar!
La Fiesta fue divertidísima ,hasta que se hizo de día!

Mi tía Marisa (hermana de mi padre) fue bailarina, vino a casa unos días antes para enseñarnos a bailar el vals, momentos muy emocionantes y súper bonitos!! «El último baile con tu padre», ya veréis las fotos mías y mi padre, practicando, unas risas geniales, gracias papa. Mi hermano Chino acababa de llegar de Nueva Zelanda, fue el 10 de octubre, ya que estuvo dando la vuelta en bici durante un año,y me prometió que si ponía esa fecha llegaría a tiempo, menos mal que llegó, pero me hizo sufrir, solo 3 días antes y parecía un Maorí, de tan moreno y cachas, casi no sabia en el chaqué, uf!

Y poco más que contar…Un sueño hecho realidad, fue un día precioso, inolvidable y que me encantaría volver a vivir.
Como todo el mundo dice: disfruta que pasa muy rápido!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*