Teniendo en cuenta que “guapa y cómoda todo el día” es su claim, el hecho de que Unisa lance una colección AW18 donde las bailarinas 2.0 son el leitmotiv que regirá el calzado de la temporada, es el next-step más lógico de Unisa en su continuo proceso de proclamarse como la marca de calzado más cómodo de tendencia cada temporada.

¿Y cómo son esos zapatos que según Unisa llevaremos la próxima temporada pero que, en realidad, podemos comenzar a utilizar ya mismo? Para empezar, olvidémonos de que el suelo tiene que quedar bien cerca de los talones. Las bailarinas 2.0 añaden un tacón sensato en favor de la entrega a una feminidad romántica y cotidiana.

  

Apenas 3 ó 4 centímetros de alto y muy finos: los zapatos de la temporada son muy concretos, los Kitten heels hacen que tanto botines como salones tengan una personalidad tan fuerte, tan femenina y tan clásica que es una misión imposible no sucumbir a sus encantos.

Además, las botas y botines calcetín se convertirán en uno de los zapatos imprescindibles del otoño-invierno 2018. Tanto en Stretch como en punto fino y calado, over the knee, a media altura o por el tobillo, prometen no abandonarte 24/7.

Con hebillas, tachuelas, pedrería, pompones o tacones joya, Unisa reinventa los básicos como mocasines, botines, salones o bailarinas que vuelven este año y no son los de siempre. Sus detalles cambian pero no su uso. Las reglas están para romperse así que, por qué no hacer lo propio con el universo de los zapatos.

 

Esta temporada los escotes altos y en V (deep V-shaped vamp) tanto en salones como en shooties alargan y estilizan la figura.

Un guiño a los 80’s

Y como cada invierno no podemos olvidarnos de las botas altas y a media caña. Sí, han vuelto, pero con una pequeña peculiaridad: esta temporada hacen un guiño a los 80’s y se llevan arrugadas, con pliegues, con volumen en la zona del tobillo, excesivas y de tamaño oversize.

El marrón vuelve

Brotando como alternativa al negro, la temporada AW18 anuncia el regreso de los marrones terrosos y rústicos. Haciéndose eco de una inspiración retro, estos tonos ofrecen una sensación de elegancia del pasado y una delicadeza que será ideal para los zapatos de uso habitual.

El rojo garantiza su permanencia otra temporada más y volverá a rediseñar cualquier silueta. Con una gama cromática extensa, para esta temporada triunfarán los acabados cálidos y terrosos, alcanzando una novedad comercial que conquistará el asfalto. Estas tonalidades vigorosas aportarán una intensidad cálida al calzado más invernal, postulándose como unas firmes candidatas a vestirse a todas horas y a fundirse en diferentes texturas.

Además el blanco cobra protagonismo: si no es rojo, ¡que sea blanco, está en pleno auge!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*