Ahora que han pasado seis meses desde el día de la boda, y echo la vista atrás, siento que he vivido emociones muy intensas, y todas se basan en el amor. 

El amor de mi familia, que estuvo pendiente de mí para ayudarme en todo lo que necesitaba.

El de mis amigas…su cariño y todos los detalles que tuvieron conmigo me hicieron sentir la mujer más especial del mundo. El amor de Sergio, la ternura de sus nervios. Y el cariño de todas las personas que me ayudaron a que ese día saliera como siempre había imaginado

 

Nos casamos el pasado 28 de julio, en la Basílica de Santa María, en Alicante.

 

Y posteriormente lo celebramos con nuestros familiares y amigos en la Finca Torre Bosch.

 

 

Creo que nunca nos cansaremos de decir que el día de nuestra boda fue el día más bonito y más feliz de nuestras vidas. Porque, aunque suene a “tópico”, recibir tanto cariño de las personas que más quieres…ver como ríen, lloran, cantan y bailan a tu lado, es algo que no se puede explicar si no lo vives en primera persona.

Carolina y Sergio: Momentos de la boda

La entrada al cóctel la hicimos con VIVA LA VIDA de Coldplay, y que tocó el grupo Suite Art. Ambientaron el cóctel con un repertorio de nuestras canciones favoritas.

Quisimos hacer un pequeño homenaje a nuestros abuelos, que ya no están, y creamos el “árbol de los recuerdos”. De éste colgaban fotos del día de sus bodas. Fue uno de los rincones más bonitos y más fotografiados de la noche.

Árbol de los recuerdos.

A la cena entramos con la canción BUILD ME UP BUTTERCUP, una canción que nos encanta y que quedó genial para el brindis desde el balcón, momento en que se iluminó la plaza donde cenamos.

Durante la cena quisimos tener algunos detalles: unas figuras de los novios para mi primo Juanmi y su novia Andrea y una pulsera de flores para mi prima Mariola.

Y el ramo, que fue para Laura la hermana de Sergio, y una pequeña réplica para Marina, mi sobrina y ahijada. Para este momento escogimos la canción de “Sweet Caroline”, que hizo que todos se levantaran de sus asientos y alzaran sus servilletas con nosotros.

Finalmente, abrimos el baile Sergio y yo. La canción que sonó fue FOREVER YOUNG, una canción muy nuestra. Y después bailé MY WAY, de Frank Sinatra, con los hombres más importantes de mi vida: mi padre, mis hermanos y mi primo.

Carolina y Sergio durante el baile.

Carolina…

El vestido, es una de las decisiones que tuve clara desde el principio. Me puse en manos de Manuel Espuch. Le hizo el vestido de novia a mi hermana hace 10 años y fue perfecto, por lo que no me cabía la menor duda de que acertaría con el diseño que tan claro tenía en mi cabeza.

Quería ir cómoda, pero no quería renunciar a la sobriedad de un vestido con mangas y con una larga cola. Por lo que llevé dos vestidos en uno. Una falda cubierta de pedrería en tonos champagne y nude, y cuerpo en crepe de color blanco, que cubrimos para la ceremonia con una sobre falda en mikado.

Manuel también vistió a mi madre, mi hermana y mi suegra (la madrina de la boda), las tres iban guapísimas.

En el pelo llevé una mantilla en tonos crudos, junto con el tocado que me hicieron las chicas de La Trastienda Floristería.

Para el gran día, tan sólo llevé mi anillo de pedida, de la joyería Suarez y los pendientes de mi madre, unos rosetones de oro blanco. Elegí unos zapatos de Uterqüe que además de sencillos eran comodísimos. 

Toñi Lillo se encargó del maquillaje e Iván de la peluquería Sagoa del peinado, todo un acierto, porque consiguieron el look tan natural que quería. El ramo asilvestrado y el tocado de La Trastienda Floristería

Sergio…

Lució chaqué, camisa y corbata de Benavent.

Los gemelos pertenecían a su abuelo, más tarde a su padre y ahora a él. Por lo que le hizo especial ilusión llevarlos por primera vez el día de la boda.

Carolina y Sergio: inicios…

Carolina y Sergio se conocieron a través de amigos en común, en una cena del Colegio de Abogados.

Sergio le pidió matrimonio a Carolina dos veces. La primera vez fue en una de sus primeras citas, entre risas y con una servilleta de papel convertida en anillo… y la segunda con un anillo de verdad, un 4 de agosto. Carolina nos cuenta que la pedida fue exactamente como ella soñaba: un día normal, en la intimidad de su hogar. Más tarde fueron a celebrarlo al restaurante La Ereta.

~. ~ . ~ . ~ .~

👰Vestido novia: Manuel Espuch

💒 Ceremonia: Basílica de Santa María, Alicante

🏡 Celebración: Finca Torre Bosch

📷 Fotografía y video 📹 : Liven PH

🍤 Catering: Dalua

🌷Decoración Floral: La Trastienda Floristería

🎹 Música ceremonia y cóctel: Suite Art

🎬Photocall: Sunloud Events

💍 Alianzas: Joyería Suarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*