¡Muy buenas a todos! Soy Angélica del blog de moda y tendencias Miss A by Angélica. Hace unos meses Ana Espadas, directora de Chic Trends Magazine, me invitó a que compartiera algunos detalles de mi boda y fotos de la misma.

Hoy por fin me siento a contaros todo sobre mi boda, que puedo calificar como de ensueño para mí, claro está. He tardado porque quería tener las fotos de Oscar, el fotógrafo y tener tiempo para verlas y elegir las que quería compartir de las cientos y cientos de foto que hizo.

Jan y Angélica, muy emocionados.Vestido y tiara de Pronovias. Fotografías @oscargarciabodas

Para empezar os hago una pequeña introducción sobre nosotros, los novios. Jan nació en Breclav, República Checa, concretamente en el sur, a 8 kms de la frontera con Austria. Yo nací en Bucaramanga, un gran ciudad de Colombia. Nos conocimos en Bélgica donde ambos vivimos durante unos cuantos años trabajando en la aviación (azafata de vuelo) y después nos fuimos a vivir a Dinamarca, República Checa y por último (eso espero yo, jejeje) a Alicante, España donde residimos.

Angélica y Jan en el patio del castillo e Mikulov. Foto @oscargarciabodas

“No podía haber elegido mejor lugar”

Después de 8 años juntos Jan se animó a pedirme la mano en el momento idóneo y yo claramente dije que sí.  La pedida de mano tuvo lugar en una avioneta sobre volando nuestra casa, me dejó con la boca abierta y no podía haber elegido mejor lugar que a  800 pies (240 metros de altura).

La boda tuvo lugar el pasado 25 de agosto en el sur de la República Checa. El lugar lo tuvimos claro desde el principio. A pesar de vivir en Alicante, Moravia del Sur en República Checa tiene unos lugares idílicos para una “royal wedding” o boda “real” que fue mi inspiración para la boda. Fue una boda “pequeña” como los dos queríamos, queríamos tener tiempo para dedicarle a cada uno de nuestros invitados y cada uno de ellos fue invitado a compartir con nosotros nuestro gran día porque realmente queríamos tenerlos a nuestro lado y no por compromiso (lo que suele pasar en las bodas de 200, 300… personas). Podría decir que la mitad de los invitados volaron desde fuera de la República Checa (desde España, Colombia, Inglaterra, etc) y la otra mitad eran checos. También faltaron algunos que por motivos de trabajo, de conexiones aéreas, etc. no pudieron estar a nuestro lado pero que se les recordó con mucho cariño.

La boda de Miss A by Angélica

La noche de antes nos alojamos la mayoría de los invitados (los que fueron de fuera del país) y nosotros en el hotel Galant de Mikulov. Jan y yo nos alojamos en habitaciones diferentes y la mañana de la boda la peluquera y el maquillador vinieron a mi habitación y hicimos las fotos de familia y las fotos que veréis con mi amiga Mary, la dama de honor.

Fernando Aliaga dando los toque finales al maquillaje de Angélica. foto @oscargarciabodas


 

Ceremonia

La ceremonia tuvo lugar a las 2 de la tarde en la preciosa capilla del Valtice Chateau, es un gran palacio barroco, antigua residencia de la familia Lichtenstein. La boda fue una boda religiosa y la ceremonia fue celebrada en checo con una traductora jurada traduciendo “las partes principales” a español. Para la ceremonia elegí un vestido de Pronovias de la colección 2019 de manga larga con encaje y tul.

 


Para la boda contamos con una coordinadora de boda y 2 ayudantes (uno de ellos hablaba español perfectamente) que hicieron que los invitados estuvieran acompañados en todo momento.

Banquete nupcial

Al terminar la ceremonia los invitados se trasladaron en el minibus de la boda al castillo de Mikulov, lugar del banquete Nupcial. El castillo fue erigido sobre un histórico poblado eslavo a fines del siglo XIII, pasando luego a manos del Príncipe de Liechtenstein.

En el castillo de Mikulov pudieron disfrutar de un cóctel de bienvenida en el salón de entrada del castillo y de un serenata de rancheras (a cargo de un grupo de mariachis de Eslovaquia, regalo de mi hermana Nathalie). Mientras los invitados disfrutaban de dicho cóctel yo me cambié al que fue mi segundo vestido diseñado a medida por el diseñador y amigo nuestro (quién asistió a la boda) Fernando Aliaga.

 


Una vez entramos a la segunda sala del castillo, lugar de la recepción, los invitados se sentaron en mesas donde los nombres correspondían a una aerolínea relacionada con uno o con todos los invitados de dicha mesa. Durante la recepción contamos con un grupo de jazz (quienes tocaron toda la tarde/noche). Al finalizar el banquete nupcial pasamos a la tercera y última sala del castillo donde tuvo lugar el baile y a última hora de la noche se sirvió un buffet con platos típicos checos y vinos locales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*